jueves, 9 de septiembre de 2010

Harry Potter Xtream -Fan fic subido de tono!!

La sala común de Grifindor se hallaba lleno de estudiantes por las noches. Al acercarse las fechas de los exámenes los alumnos se quedaban hasta tarde haciendo los deberes. Harry se hallaba junto a Ron y Hermione en una mesa cercana a la chimenea, los tres escribiendo lo más rápido que podían sobre sus pergaminos.

La sala común era iluminada por la brillante chimenea mágica en la que silenciosamente castañeaba el fuego.

Era ya media noche y la sala estaba ya casi vacía, solo quedaban Harry y Hermione Granger. Hace unos minutos Ron rompió su pluma furiosamente y maldijo al profesor Snape por dejar tareas tan estúpidas y difíciles.

Harry ya había finalizado sus deberes y sentía que sus parpados le pesaban terriblemente. Había trabajado duro y sin descanso sobre una composición que les había dejado el profesor Flitwick acerca de los “últimos grandes descubrimientos sobre los encantamientos” o sea que no era de su total agrado pero tenia que cumplirla sí o sí esta noche de esa manera mañana por lo menos tendría una hora extra para jugar quiditch.

-¡Ya! Por fin he terminado –dijo Hermione y bostezó complacidamente -Harry...

-¿Si? -dijo éste cansinamente y se puso de pie.

Hermione se levantó de su lugar y lo abrazó.

-Harry, te aprecio mucho, sé que saldrás victorioso de la lucha contra Vol... Vol... Voldemort –ella tragó saliva –Ahora ¿vamos?

-¿vamos? ¿Y a dónde? –Harry se había ruborizado sin querer luego que Hermione lo soltara.

-Pues a la cama ¿acaso no es obvio? –Dijo ella –mira la hora que es.

Harry observó el reloj situado encima de la chimenea, la manecilla más larga marcaba al doce y la más corta al seis.

-Si, es cierto. Ya es muy tarde.

Ambos se dirigieron a sus respectivas habitaciones, pero, al estar medio adormilados se tropezaron y cayeron uno sobre el otro. Hermione se hallaba sobre Harry.

Harry perdió sus gafas por la caída, tanteó con su mano derecha el suelo y la recuperó; vislumbro a Hermione encima de él. Observó su rostro como nunca antes lo había hecho. Era la primera vez que la tenia tan cerca suyo. No pudo ocultar en sus pensamientos lo bella que le parecía Hermione, ella era una de las chicas más guapas de su grado; ahora que había crecido su cuerpo mostraba ya las curvas que yacían ocultas en su anatomía, su blanca piel conjugaba perfectamente con su pelo ondeado y castaño.

Cuantas veces Harry se había negado en verla como más que una amiga, cuantas noches trató de cerrar su mente y no pensar en ella. La anatomía de su mejor amiga aparecía en sus sueños desnuda, en el esplendor de su belleza.

Cuantas veces esos sueños humedecieron su cama.

Ahora la tenía encima suyo. Aquel deseo de tocarla se estaba cumpliendo de cierta manera.

-Hermione ¿puedes levantarte? –le pregunto Harry. Ella tenia aún los ojos cerrados, Harry esperó unos segundos sin decir nada, hasta que ella le susurró al oído.

-Me gustaría que este momento durase para siempre –y esbozó una sonrisa al abrazarlo.

Harry parpadeo asombrado. Sin darse cuenta su mano derecha acariciaba suavemente el muslo de Hermione; rápidamente su mano siguió subiendo y ya se encontraba infiltrado bajo la falda de ésta.

-Harry, si esto es lo que deseas, entonces yo deseo lo mismo –le susurró una vez más y lo abrazó más fuerte.

Esta vez Harry tenía ambas manos bajo la falda y luego estas pasaron a estar debajo de la ropa interior. Le apretó las nalgas y le pareció tocar el cielo. Empezó a manosearla con deleitosa fruición.

Hermione seguía sin decir nada, estaba aferrada a él sin verle a los ojos.

Harry aprovechó la situación y de un movimiento cambió de lugar con ella. Hermione lo miró tiernamente y con su mano le acarició el cabello, acto seguido le quitó los anteojos.

El fuego mágico de la chimenea, como único testigo, aún chispeaba de vez en cuando su agonía.

A él no le importó los de las gafas, estaba tan cerca de ella que podía distinguir claramente el color rojizo de sus pómulos.

Harry sumergió su cara entre los senos de su amiga, aspiró hondamente y seguidamente le desabrochó la blusa, cayó en cuenta que ella no llevaba brasiere. Empezó a besarle los pechos, lamerle los pezones desesperadamente y ella le sujetó fuertemente las caderas y las recorrió con la suavidad de sus manos.

Harry sentía que sus hormonas se alborotaban dentro de él. Siguiendo esos impulsos le levantó la falda y le bajó la ropa interior rápidamente para explorarle el monte de Venus, la selva virgen de su compañera.

Transcurrieron sendos minutos en los cuales Harry humedeció los labios vaginales de Hermione, minutos en los cuales ella trataba de ocultar sus silenciosos gemidos. El volvió a dirigirse a la cara de sus acompañante, los dos estaban bañados en sudor; sin medir palabra alguna Hermione le dio un beso en la boca durante unos segundos, luego le dio uno en la frente. Harry no aguantó más, sentía su sexo a punto de estallar, y se “víno” ahí mismo, mojando sus pantalones.

Lo siguiente que sintió fue mucho sueño, y se quedó dormido, totalmente agotado.

Los rayos del sol entraban ya por una de las ventanas de la sala común. Harry se despertó de un salto
-¡¡Hermione!! -Gritó en voz baja. ¿Cómo he terminado acurrucado en este sillón? No sé que me paso anoche, no sé si podré ver a Hermione a la cara otra vez o ¿acaso todo lo de anoche fue un sueño?

Una hora mas tarde Harry se encontraba desayunando en el gran comedor junto a sus amigos de Grifindor. Se hallaba sentado al lado de Ginny, a su lado izquierdo se situaba Ron y al lado de éste Hermione. Al terminar de desayunar Ginny apresuró a Ron para que lo acompañase a la biblioteca, éste se levantó dejando solos a Harry y Hermione. Ella se le acercó y lo hizo sonrojar a tal extremo que al pedirle que le pasara la barra de mantequilla...

-To...toma... –Le dijo Harry nerviosamente y sin querer derramó su jugo de calabaza sobre la mesa –lo siento no sé que me pasa –mintió Harry, estaba sumamente colorado.

-No te preocupes Harry, no hay de que avergonzarse; De veras, solo hay que seguir viviendo.
                                                                    
                                                                   FIN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario